Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

"Dos espías en Caracas", una novela sobre la ocupación cubana en Venezuela

Fidel Castro recibió a Chávez en el Aeropuerto Internacional José Martí el 13 de diciembre de 1994.

El escritor y periodista venezolano Moisés Naím se ha liberado del "yugo de la no ficción" para revelar en una novela cómo Hugo Chávez construyó el Socialismo del siglo XXI "bajo la tutoría, la guía y el control del régimen de La Habana".

"Dos espías en Caracas", que saldrá a la venta en Estados Unidos el próximo 21 de mayo, tiene como protagonistas a Eva, agente de la CIA, y Mauricio, agente de la inteligencia cubana, que viven su amor en medio de las intrigas, crisis y constantes cambios que se suceden a la par que avanza la revolución de Chávez en Venezuela.

Naím, de 66 años, señala en una entrevista con Efe que la novela es producto de la "frustración" por no poder comprobar cosas que sabía que estaban sucediendo en Venezuela y que, por tanto, se le quedaban en el tintero de sus artículos, columnas y programas de televisión.

"Decidí que me iba a liberar del yugo de la no ficción y que iba a contarlo como una novela", explica por teléfono este periodista galardonado con el Premio Ortega y Gasset y tres Premios a la Excelencia de la Sociedad Americana de Editores de Revistas.

Naím lleva más de veinte años viviendo fuera de Venezuela, aunque ha seguido investigando, analizando e informando fehacientemente sobre una realidad que es el sustento de su primera pero no última novela, pues, según dice, ya va "por el quinto capítulo" de la próxima, que "no tiene nada que ver con Venezuela".

Era ministro de Fomento de Carlos Andrés Pérez cuando el 4 de febrero de 1992 un grupo de militares, entre ellos el teniente coronel Hugo Chávez Frías, intentó apoderarse del poder, un episodio con el que comienza "Dos espías en Caracas", que finaliza con la muerte de Chávez en 2013.

Según dice, fue uno de los primeros en avisar de la "ocupación de Cuba en Venezuela, una ocupación furtiva, clandestina y secreta, pero determinante", que no se puede negar "porque sería como pretender tapar la luna con un dedo".

Aunque alentó a sus colegas periodistas, corresponsales extranjeros y académicos a investigar cómo "el gobierno de otro país había tomado el control", todos los intentos fracasaban, porque era una ocupación "invisible", porque "por definición era secreta".

"Mi liberación fue decir, bueno, voy a escribirlo como si fuera una ficción, aunque yo creo que realmente ocurrió en la realidad", subraya este ensayista, escritor y periodista, que ha publicado previamente una decena de libros de no ficción.

Naím se preocupó de que "Dos espías en Caracas" fuera una novela por más que estuviera sustentada en la realidad y que en la trama aparecieran personajes reales con nombres y apellidos verdaderos.

No quería hacer un tratado académico ni un texto didáctico o pedagógico. Tampoco un manifiesto. Lo que quería era crear una obra de ficción "accesible, interesante y divertida para una gran audiencia", subraya.

"La intención" es dar a conocer lo que sucedió en mi país a través de una historia divertida de leer", en la que se "entremezcla la gran Historia con la pequeña historia", dice en respuesta a una pregunta de Efe.

Eva y Mauricio son personajes de ficción, pero hay otros de los que intervienen en la historia que son composiciones de distintos personajes reales que Moisés Naím conoció o de los que supo por su trabajo periodístico.

No hay nada autobiográfico en "Dos espías en Caracas", dice y al respecto precisa que le hubiera parecido "muy narcisista" insertarse en una "historia tan importante" por el hecho de que él fuera parte del Gobierno venezolano en la época en que arranca la trama.

Naim se muestra reacio a hablar de la situación actual de Venezuela, pero sí es claro en señalar que la "tragedia" actual fue "creada y sembrada" durante la Presidencia de Chávez.

Nicolás Maduro, el presidente a quien no reconocen como tal más de medio centenar de gobiernos, el de Estados Unidos incluido, los cuales apoyan a Juan Guaidó, titular de la Asamblea Nacional, no ha "alterado de manera significativa las políticas que Chávez impuso en Venezuela, ni la forma de hacer política, ni las relaciones internacionales".

Lo que sí ha cambiado es que Maduro es "menos talentoso y carismático" que Chávez, y "más importante" aún, "no tiene su misma chequera".

Chávez tenía "una infinita cantidad de dinero", producto de la venta de petróleo a precios elevados, y del "endeudamiento del país", pues pese a esa abundancia, "pedía prestado".

Naím, que presentará "Dos espías en Caracas" el 21 de mayo en una
librería de Miami, anunció que en octubre saldrá la edición en inglés y ya se han vendido los derechos para la traducción a otros idiomas.

En América Latina y España ha tenido la "gratísima sorpresa" de que la novela está teniendo éxito, dice el escritor, al que le encantaría que llegara a su país, pero la situación económica no lo hace posible.

Vea todas las noticias de hoy

¿Fue Kandinsky el pionero del arte abstracto?

Obra de la pintora sueca, Hilma af Klint. Foto VBermúdez

Hasta ahora, todos los tratados, manuales y libros de Historia del Arte han reseñado e impartido en las universidades que la primera pintura abstracta la realizó el artista plástico ruso Vasili Kandinsky en 1911.

Kandinsky, además, escribió libros como “De lo Espiritual en el Arte”, y “Punto y Línea Sobre el Plano”, en los que explicaba sus teorías sobre su informalismo, donde la figura antropomórfica había desaparecido de sus cuadros.

A partir de esa fecha, el abstraccionismo se convirtió en una tendencia muy en boga en la pintura que ha llegado hasta nuestros días, convirtiéndose en la modalidad central que desarrollaron a lo largo de su vida artistas como Piet Mondrián, Kasimir Malevich, Jackson Pollock y De Kooning, por mencionar sólo a unos pocos.

Pero ahora el conocimiento de que corresponde a Kandinsky la primera obra abstracta, va a cambiar. El Guggenheim de New York acaba de presentar una exposición de la pintora sueca, Hilma af Klint, que presenta obras de esta artista que en 1906, cinco años antes de la acuarela de Kandinski, ya trabajaba la abstracción.

Las pinturas de Klint estuvieron guardadas hasta 1986, veinte años después de su muerte, porque ella consideraba que su época no estaba preparada para el arte abstracto.

Por último, hay que destacar que Klint nunca participó en exposiciones ni movimientos artísticos.

“Aquí lo que hay es que irse”, una novela sobre el síndrome cubano de la estampida

Un cubano en el Malecón observa la llegada de un buque español a la Bahía de La Habana.

La escritora Verónica Vega, quien estrenó este sábado el libro “Aquí lo que hay es que irse” (Neo Club Ediciones) en el Café Demetrio de Miami, conversó con nuestros oyentes sobre el significado de la frase que da título a su primera novela.

Invitada al programa de Radio Martí “Entre Nosotros”, conducido por el escritor Orlando González Esteva, la autora comentó sus impresiones del exilio cubano de Miami, ciudad que visita por primera vez, el desarraigo de los cubanos y lo que ella denomina el síndrome de la estampida.

“Me siento como parte del síndrome de la estampida que existe en Cuba, lamentablemente. Uno vive en Cuba tratando de fundar algo y estás como fundado algo y todo el tiempo ves cómo se deshace. Es un trabajo que nunca termina y es la lucha contra la desesperanza”, dijo en su entrevista con González Esteva.

Sobre el título de su primera novela, la escritora residente en la isla explicó la dureza de vivir en Cuba, un país donde “todo el mundo te maltrata” y los cubanos se sienten como intrusos o extraños y a la misma vez sienten un profundo amor por su tierra.

La autora reflexiona sobre la frase “Aquí lo que hay es que irse”, unas palabras, que a su juicio están cargadas de dolor porque una vez que los cubanos abandonan la isla, mantienen una “relación dolorosa y entrañable” con Cuba, que los mantiene atados por un cordón umbilical.

“Es un sentimiento que arrastras a donde quiera que vayas”, dijo.

Vega es parte del grupo de artistas que ha protestado contra el Decreto 349, por considerarlo como una herramienta para ejercer la censura.

Hoy dice que vive como muchos cubanos en un “insilio” donde no pertenece a nada y no tiene ningún vínculo con el Estado.

“Fui parte del proyecto Omni Zona Franca y del Festival Poesía sin Fin y había instituciones que, aunque con cierta suspicacia, podían ayudarnos.Ahora no pasa así. Y todo lo tenemos que hacer desde nuestras casas, con el Decreto 349 ni siquiera puede hacerse desde la casa”, apuntó.

Nacida en La Habana en 1965 y con un padre que emigró a Estados Unidos en 1968, la autora cuenta que vivió el dolor de la separación familiar y la frustración de no poder abandonar el país en 1980, cuando con el éxodo del Mariel su familia se quedó esperando un barco que nunca llegó.

“Siempre viví con la idea de que íbamos a vivir en Estados Unidos”.

Vega ha transitado por varias manifestaciones artísticas como el teatro, la pintura y finalmente la literatura donde ha publicado libros de cuentos, de literatura infantil y tiene dos novelas en progreso. Es colaboradora de sitios digitales como Havana Times y Diario de Cuba.

[A partir del Programa Entre Nosotros, conducido por Orlando González Esteva]

Antonio Machín – Parte I

Antonio Machín – Parte I
please wait

No media source currently available

0:00 0:24:01 0:00
Enlace directo

ARCA, un proyecto de arte para entender El Paquete

Youtubers cubanos preparan sus videos para El Paquete.

Tras más de cinco años sirviendo como la "internet de los desconectados" en Cuba, El Paquete se vuelve arte con una instalación multimedia que documenta la evolución de esta red alternativa de distribución como fenómeno social, exhibida de manera independiente durante la XIII Bienal de La Habana.

"El Paquete no es solo una colección de materiales descargados de internet, es un fenómeno social que ha creado diferentes comunidades en Cuba", explicó a Efe el cubano Néstor Siré, creador -junto a la estadounidense Julia Weist- de ARCA, proyecto que llega por primera vez a la isla tras ser mostrado en EE.UU. y Corea del Sur.

La creatividad de los cubanos produjo esta colección informal de series, "realities", películas, revistas, aplicaciones y capturas web, como una respuesta a la imposibilidad de descargar o ver contenidos en línea en un país todavía mayormente desconectado a pesar de la reciente apertura a internet.

"Es una especie de Netflix sin conexión. Un archivo de medios de entretenimiento que las personas consumen en sus casas y se distribuye mano a mano", explica Siré sobre el Paquete, que parte de varias "matrices" y cuyo contenido varía de acuerdo a sus distribuidores.

Presente en todo el país, al inicio solo salía una nueva versión cada domingo y su precio - 1 Gigabyte costaba el primer día 2 CUC (moneda equivalente al dólar)- disminuía según avanzaba la semana.

Ahora, el Paquete se actualiza a diario en miles de "puntos de copia" diseminados por la isla.

"Estamos en un contexto de escasez. Sin embargo, todas las semanas el Paquete llega puntual, incluso en tiempos de ciclón", asegura Siré, que insiste en la "efectividad" de esta masiva "cadena humana".

El proyecto sobre la popular red de distribución "offline" comenzó "en serio" en 2014, aunque para Siré este fenómeno tenga sus antecedentes en la renta particular de revistas y novelas, iniciada en la década de 1970.

"Mi abuelo fue de los que alquiló novelas del Oeste, de Corín Tellado", recuerda este joven de 31 años, nacido en Camagüey (centro).

Esos primeros "negocios de alquiler" - sumidos en un limbo alegal hasta que en 2011 se amplió el trabajo por cuenta propia en la isla- evolucionaron años más tarde hasta ofrecer audiovisuales en obsoletos casetes Betacam y VHS, y luego en los ya casi olvidados CDs y DVDs.

Este "background familiar" le permitió a Siré ver el fenómeno !desde dentro y entender cómo todo fue cambiando".

"Para entenderlo desde mi visión de artista, me establecí como protocolo interactuar con el fenómeno y formar parte de él a la vez que lo investigo desde una perspectiva multidisciplinar, colaborando con sociólogos y antropólogos", aclaró.

Una de sus primeras acciones fue crear una carpeta de Arte en el propio Paquete, iniciativa que aún se mantiene y va destinada a los artistas con revistas y catálogos digitales, convocatorias, invitaciones a exhibiciones y una pequeña muestra virtual.

Desde hace unos tres años Siré comenzó a trabajar con la neoyorquina Julia Weist en el proyecto ARCA, una recopilación que recoge las ediciones de El Paquete durante un año (8 agosto de 2016 al 24 de julio de 2017) y funciona como memoria y herramienta para analizar las dinámicas dentro de un "fenómeno efímero" que se renueva constantemente.

"Colaboramos con una de las grandes matrices del Paquete en La Habana. Además de actuar como memoria servirá para estudios futuros porque ahí se puede ver, por ejemplo, qué carpeta cambia, cuál es la más popular, cuál desaparece", indicó Siré.

El artista llamó la atención sobre "microfenómenos" dentro del Paquete, entre ellos los "paquetubers", la "versión offline del youtuber", y los materiales creados específicamente para ser distribuidos por esa vía, convertido en el espacio ideal para la publicidad del emergente sector privado cubano.

Siré y Weist viajaron por la isla documentando "esa dinámica nacional donde cada cual tiene un rol" a través de imágenes y objetos que completan la experiencia estética de ARCA, exhibida primero en el Queens Museum de Nueva York -que respaldó el proyecto en sus inicios- y luego en la Bienal de Gwangju, en Corea del Sur.

La instalación multimedia, que tiene como pieza central la colección de 52 semanas del Paquete e incluye además un audiovisual realizado por la agencia privada de publicidad ETRES, se expuso en la primera semana de la Bienal de La Habana, inaugurada el 12 de abril pasado, en el Taller Galería Gorría, de la Habana Vieja.

Hasta el próximo 12 de mayo permanecerá como una "versión de escritorio" (un PC con un enorme disco duro de 52 Terabytes que almacena la colección) diseñada para que "investigadores o el público puedan venir a sentarse y revisar".

Siré también curó "The Update 22", una "actualización especial" de la carpeta Arte del Paquete, que funcionará hasta que acabe la Bienal, el mayor evento de las artes visuales del país, como galería virtual que se renovará diariamente y contará con artistas y curadores cubanos y extranjeros.

Sobre el futuro del Paquete frente a la reciente apertura de la isla a la internet, Siré considera que las "dinámicas cambiarán", pero no ve probable que desaparezca en su totalidad, al menos en los próximos cinco años. "Creo que el cambio será lento y al final terminará coexistiendo", vaticinó.

Cargar más

XS
SM
MD
LG

Online porn video at mobile phone